Martes, 23 de Mayo, 2017
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
REPÚBLICA DOMINICANA
Un año convulso para la comunidad LGBTI
Gabriela Read
24/04/2014
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Reclaman que derechos sobre diversidad sexual sean reconocidos legalmente.

Thalía Almendares, presidenta de la organización Trans Siempre Amigas (TRANSSA) comenta entre carcajadas a Noticias Aliadas que nunca ha trabajado en algún otro lugar que no sea esa organización, y que su hoja de vida sería desechada por cualquier banco al darse cuenta, por su fotografía, de que se trata de un transexual.

Su afirmación viene precedida por unas estadísticas que al eco de su risa ya no resultan tan frías. Tal vez se ríe por eso, porque ha tenido suerte. Un sondeo realizado en marzo del 2013 por la Red de Voluntarios Amigos Siempre Amigos (REVASA), entre personas que militan en organizaciones de defensa de personas gays, lesbianas, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI) arrojó que el 60% no tiene empleo fijo, que entre las trans se registra el mayor índice de desempleo y que la mayoría se dedica al trabajo sexual por no tener acceso a trabajos formales.

Más adelante, Almendares da cuenta de un hecho doloroso. En enero de este año, una de sus compañeras, militante y promotora de salud a punto de graduarse de bioanalista, murió por secuelas del VIH. Su ejemplo ilustra otras estadísticas presentadas recientemente por el Observatorio de Derechos Humanos para Grupos Vulnerabilizados (ODHGV), creado en setiembre del 2013 y al que han llegado decenas de casos de discriminación hacia las personas trans que sufren agresiones físicas y otro tipo de maltratos por parte de agentes policiales, empleadores y trabajadores del área de la salud.

El ODHGV muestra una particular preocupación en torno a los 50 casos de discriminación en el área de la salud, que se han registrado desde su creación, donde las denuncias se contabilizan alrededor de los aspectos relacionados con tratamiento (18%), orientación sexual e identidad de género (16%), y mala práctica (13%), entre otras.

TRANSSA también recoge nueve casos de apresamientos y la negación de derechos fundamentales, así como 25 crímenes de odio desde el 2009, de los cuales apenas uno fue judicializado.

Declaraciones homofóbicas
Lo cierto es que el 2014 ha sido bastante convulso para la población LGBTI en República Dominicana. Distintos hechos han llevado el tema de los derechos de este colectivo a ocupar espacios en los medios de comunicación y no precisamente por el logro de sus reivindicaciones.

Enero se caracterizó por las múltiples declaraciones homofóbicas del principal representante de la Iglesia Católica, el Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, irritado por el nombramiento como embajador estadounidense en República Dominicana de James “Wally” Brewster, un reconocido activista gay.

En febrero fue la carta del embajador dominicano ante el Vaticano, Víctor Grimaldi, en la que denuncia ante el papa Francisco un supuesto complot de EEUU y la comunidad LGBTI para “destronar” al Cardenal.

Ese mismo mes, las personas LGBTI lamentaban que el Estado dominicano, a través de la embajadora Radhys Abreu, intentara negar ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDH) que exista discriminación hacia esa comunidad y dieron a conocer un Informe Sombra ante el Examen Periódico Anual que se presentó durante el 13º período de sesiones del CDH en el cual se citan diversos casos de violación a los derechos de ciudadanos y ciudadanas lesbianas, gays, bisexuales y trans.

Por último, en marzo, la vicepresidenta de la República, Margarita Cedeño de Fernández, introdujo en el Congreso el Código de Familia, una ley que negaba expresamente a las parejas del mismo sexo derechos tan fundamentales como optar por la fecundación asistida y la adopción, entre otros, y que fue retirada provisionalmente por el presidente de la República, Danilo Medina.

“En los últimos 10 años ha habido mejorías en ciertos aspectos”, reconoce Denisse Paiwonsky en declaraciones a Noticias Aliadas. La activista LGBTI, colaboradora de la Colectiva Mujer y Salud, cita varios ejemplos. “Ahora el Estado incluye la diversidad sexual en sus informes de derechos humanos, cosa que jamás había hecho. Hay violaciones que el Estado cometía antes de manera continua y sistemática, como el cierre constante de discotecas y bares gays que ya no se hacen, o se hacen con menos frecuencia”.

Sin embargo, considera, “a nivel legislativo no hay ningún avance significativo”. Por el contrario, “hay indicaciones fuertísimas del grado tremendo de hostilidad que tienen los actores políticos de todos los partidos con relación a los derechos de la diversidad sexual”.

La carta del embajador Grimaldi, que no tuvo ninguna consecuencia, y así como el Código de Familia, a su entender, son indicadores de lo que piensan los tomadores de decisiones.

Ley Antidiscriminación
Con todo, la comunidad LGBTI se muestra optimista. A pesar de que en el 2010 se perdió la batalla para lograr que en la última reforma a la Constitución dominicana se mencionara la no discriminación por motivo de orientación sexual e identidad de género, en febrero de este año se conformó una mesa multisectorial que busca lograr la aprobación de una Ley Antidiscriminación que además de la población LGBTI incluye a otros sectores tradicionalmente excluidos, como las trabajadoras sexuales, jóvenes marginados, entre otros.

“Lo que aprendimos de aquella experiencia es que tenemos que hacer las sinergias necesarias para poder entrar [en la ley]. Por ejemplo, ahora mismo nuestro punto es el siguiente: sin nosotros no hay ley. Todo el que entra a la mesa tiene que entender que si se intenta quitar al LGBTI entonces no es una ley antidiscriminación”, expresó a Noticias Aliadas Deivis Ventura, de REVASA.

“Esta ley significaría un peldaño más para alcanzar la sociedad ideal libre del estigma y la discriminación. Luego de su aprobación hay que hacer un arduo trabajo en educar a los miembros de nuestro sistema judicial y a la población en general”, dijo también en declaraciones a Noticias Aliadas Rosanna Marzán, de la organización Diversidad Dominicana que forma parte de la Coalición LGBTI que impulsa este proyecto,

Leonardo Sánchez, del colectivo gay Amigos Siempre Amigos, también se anima a destacar otros logros: “Tener hasta 18 grupos diferentes funcionando con lo mínimo a lo largo de la última década, el que se reconozca el derecho a manifestarnos públicamente, que hayamos celebrado siete caravanas de Orgullo Gay, tres conciertos multitudinarios y cuatro festivales de cine es una señal de que la ciudadanía se ha ido abriendo, de que se dan cuenta de que existimos y de que estamos aquí reclamando nuestros derechos”. —
Noticias Aliadas.


Compartir

Caravana del Orgullo Gay, importante manifestación pública de la comunidad LGBTI. (Foto: Orlando Ramos)
Noticias Relacionadas
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 460 3025 / (511) 460 5517
Dirección: Comandante Gustavo Jiménez 480, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org

Mensajería interna: https://mail.noticiasaliadas.org
Este sitio web se actualiza cada semana.