Viernes, 15 de Diciembre, 2017
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
ECUADOR
Oficialismo se impuso en primera vuelta
Luis Ángel Saavedra
05/03/2017
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Votos por oficialista Lenín Moreno no fueron suficientes para evitar segunda ronda y competirá con derechista Guillermo Lasso por la presidencia.

El candidato oficialista Lenín Moreno ganó la primera vuelta electoral el 19 de febrero en Ecuador con el 39.36% de los votos, pero no alcanzó a ganar la presidencia en una sola vuelta, como lo había anticipado el actual presidente Rafael Correa y los principales líderes de su movimiento Alianza País, que ha estado en el poder durante los últimos 10 años.

En efecto, para ganar la presidencia Moreno debía llegar al 40% de la votación y tener una diferencia de mínimo 10 puntos por sobre el candidato siguiente, en este caso el banquero Guillermo Lasso, del Movimiento Creando Oportunidades (CREO), quien obtuvo 28.09%, de acuerdo con resultados oficiales.

Lo apretado de los resultados forzó al Consejo Nacional Electoral (CNE) a no dar cifras la noche de la votación, y alargó el anuncio hasta tener una tendencia clara, lo que según el titular de este organismo, Juan Pablo Pozo, podía tardar hasta tres días.

El anuncio de Pozo generó desconfianza entre los seguidores de Lasso y en los partidos políticos que, reconociendo su derrota, anunciaron su apoyo a esta candidatura para la segunda vuelta. En varias ciudades, en especial Quito y Guayaquil, las calles aledañas a las sedes del CNE se convirtieron en escenarios de protesta, en algunos momentos con brotes de violencia. La consigna de las protestas fue la defensa del voto y de la decisión democrática de los ecuatorianos, la que podría estar siendo vulnerada por un fraude si es que se reconocía el triunfo de Moreno en primera vuelta.

“Luchamos por la democracia, por el reconocimiento de la voluntad popular”, aseguró el líder social cristiano Jaime Nebot, quien no quiso aliarse con Lasso en la primera vuelta y prefirió potenciar la figura de Cynthia Viteri, del Partido Social Cristiano (PSC), que ocupó el tercer lugar con 16.32% de los votos.

La posibilidad de que la protesta degenerara en mayor violencia llevó al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas a tener una reunión de emergencia para analizar la situación y la posibilidad de enfrentar un escenario más virulento. Por su parte, el Consejo de Generales del Ejército pidió que se respete el pronunciamiento de los ciudadanos “sin condición ni presión alguna”.

Mientras tanto, el conteo de votos avanzaba muy lentamente. La tarde del 21 de febrero, Pozo informó que la tendencia marcaba que habría segunda vuelta. Al 97.7% de las actas escrutadas esa tendencia no podría cambiar. Las cifras que dio en ese momento fueron del 39.29% para Moreno y 28.27% para Lasso.

La comparecencia de Pozo fue rechazada por el oficialismo. Moreno manifestó que “el CNE no está para elucubrar con tendencias, sino para declarar resultados finales”; agregando que “la posibilidad de ganar en una sola vuelta está intacta”. Por su parte, el presidente Correa puso en duda la afirmación del CNE y dijo: “Si alguien debiera hablar de fraude, debería ser Alianza País”.

Finalmente, los resultados oficiales fueron dados a conocer por el CNE el 22 de febrero, los que ratificaron que Moreno y Lasso se enfrentarán en una segunda vuelta el 2 de abril.

Por otro lado, la contienda por el control de la Asamblea Nacional tenía su lid aparte. De los 137 asambleístas (15 nacionales, 116 provinciales y seis del extranjero), la Corporación Participación Ciudadana, especialista en proyecciones electorales y basada en un conteo rápido sobre datos reales, la misma noche del domingo 19 asignó extraoficialmente a Alianza País seis de los 15 asambleístas nacionales y 51 provinciales. A esos 57 asambleístas oficialistas elegidos, se sumarían nueve asambleístas logrados en alianzas; sin embargo estas cifras se fueron modificando conforme avanzó el conteo del CNE.

A más del 90% de escrutinio,  el CNE dio al partido oficialista 74 de los 137 asambleístas, con lo que nuevamente controlará la Asamblea al tener la mayoría absoluta, que le valdrá para aprobar, reformar o derogar leyes orgánicas u ordinarias.

En tanto que el 55.12% de los electores votó a favor en la consulta popular, promovida por Correa, sobre si debiera establecerse la prohibición de tener capitales en paraísos fiscales para que una persona se desempeñe como servidora  pública.

Movimiento indígena con resultados desastrosos
El movimiento indígena participó en esta lid electoral de forma fragmentada. Los líderes indígenas asumieron compromisos con los partidos políticos de manera independiente y no siguieron las directrices de las organizaciones nacionales. Tampoco pudieron insertar la agenda indígena en el debate electoral.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE), a través del Movimiento Pachakutik, decidió sumarse a una coalición de centro izquierda, la que se denominó Acuerdo Nacional por el Cambio, liderada por la social democracia representada por el Partido Izquierda Democrática. El candidato de esta tendencia, el general Paco Moncayo, sólo llegó al 6.7% de la votación.

El Movimiento Pachakutik logró cuatro asambleístas, con lo que llega al 3% de la conformación de la Asamblea y no tendrá mayor incidencia. La Amazonia dio la espalda a los candidatos indígenas y prefirió apoyar las listas de CREO y Alianza País.

Moncayo anunció que no apoyará a ninguno de los candidatos que van a la segunda vuelta y cada una de las organizaciones que conformaron el Acuerdo Nacional por el Cambio decidirán por su cuenta si apoyan o no a uno de los dos candidatos. La CONAIE hizo un pronunciamiento poco claro el pasado 22 de febrero al decir que no apoyará el continuismo  ni la consolidación del capitalismo.

“La CONAIE acogiendo su historia de lucha rechaza tanto a la vieja derecha (CREO y PSC) así como a las nuevas élites agrupadas en Alianza País ya que no representan los intereses de los pueblos y nacionalidades. Nuestros objetivos de lucha son: Defensa y construcción de una democracia real; Por una economía equitativa; Moratoria minera y petrolera y el inicio de un proceso de debate nacional sobre modelos económicos no extractivistas; Amnistía a los luchadores sociales procesados y encarcelados; La construcción real de la plurinacionalidad; Reforma agraria y democratización del manejo del agua; Libre ingreso a las universidades y reconstitución del sistema de educación intercultural bilingüe”, dice el comunicado.

Mención aparte merece lo sucedido en San Carlos, cantón Limón Indantza, en la provincia de Morona Santiago, donde se asentaba la comunidad shuar de Nankintz, que fue desalojada violentamente en agosto del año pasado para dar paso al proyecto minero de la empresa china ExplorCobres SA (EXSA).

Según un reporte para Noticias Aliadas de la periodista española Alba Crespo Rubio, “en esta parroquia debían votar las comunidades shuar de Cutucú, Marbella, San Pedro de Apondios y Tsuntsuim. En total, unas 150 personas, sin embargo los electores no llegaron, pues San Carlos sigue custodiada por cinco controles policiales y la zona está militarizada, a pesar de que el 14 de febrero de este año se terminó el estado de excepción decretado por el gobierno el pasado 14 de diciembre del 2016”.

Cuando los habitantes de Tsuntsuim fueron desalojados tuvieron que dejar sus pertenencias allí, y entre ellas sus documentos de identidad que no han podido recuperar y por lo tanto no pudieron votar. Además, muchas de estas personas se encuentran actualmente refugiadas en otras comunidades shuar, en especial en la comunidad de Tiink, lejos de San Carlos.

Por otra parte, la mayoría de electores en esas comunidades están perseguidos por el Estado a causa de los enfrentamientos en Nankintz, y no se han atrevido ir a votar en una zona con tan alta presencia policial y militar. De todas las personas de Tsuntsuim que constan en el censo electoral, solo siete —todas mujeres— han ido a votar, caminando unas seis horas desde Tiink.

País polarizado
La segunda vuelta será difícil. La suma de alianzas que han logrado Moreno y Lasso hasta el momento no les asegura el triunfo, pues no se vislumbra una brecha significativa entre la votación que alcanzaría cada uno. Ángel Polibio Córdova, Presidente Ejecutivo de la encuestadora CEDATOS, anunció que Lasso, en la semana siguiente a la primera vuelta, logró ya el 52.1% de quienes han decidido su voto, manteniéndose aún un 19% de indecisos. Una encuesta similar, hecha por el Centro de Investigación Social, contradice la encuesta de CEDATOS y otorga el 52.9% al candidato oficial.

Si bien los dos candidatos aseguran un cambio, no es probable que Moreno pueda hacerlo, pues tendrá la herencia de 10 años de un gobierno con tintes de autoritarismo y un permanente incremento de la deuda externa, que en su gobierno deberá empezar a pagar, viéndose en la necesidad de reducir la inversión estatal y despedir funcionarios. En el otro bando, el cambio que propone Lasso no es claro, pues su condición de banquero y el apego a las tesis neoliberales podrían hacer girar el país hacia el pasado, lo cual genera muchas dudas en quienes no quieren el continuismo de Correa, pero tampoco quieren la profundización del neoliberalismo en el país.

Moreno tiene a su favor el tener un carácter más negociador, pero la cúpula de Alianza País permanecerá firme en el gobierno y en la Asamblea Nacional. Lasso, por su parte, ha firmado compromisos con diversos sectores sociales y tiene la agenda indígena en su programa de gobierno, pero no ha explicado como conjugará una agenda neoliberal con el respeto a los derechos indígenas. En esta segunda vuelta, la población ecuatoriana irá con más dudas que certezas. —Noticias Aliadas.


Compartir

En militarizada localidad de San Carlos, Limón Indantza, Shuar no asistieron a votar por temor. / Alba Crespo Rubio
Noticias Relacionadas
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 460 5517
Dirección: Comandante Gustavo Jiménez 480, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org

Mensajería interna: https://mail.noticiasaliadas.org
Este sitio web se actualiza cada semana.