Mié²£oles, 18 de Julio, 2018
Sección de suscriptores(as) Identificación Contraseña
PERÚ
Resistencia de los ecosistemas de lomas costeras
Graciela Ramirez Ramirez
15/05/2018
Envíe un comentario Imprima el texto de esta página

Refugios de vida silvestre, ubicados muy cerca de la ciudad de Lima, son ecosistemas frágiles y tienen como principal amenaza la acción humana.

Lima, la segunda ciudad más grande del mundo asentada en un desierto después de El Cairo, conocida también como la “ciudad gris” —por sus cielos nublados, la tonalidad de sus cerros y porque cada vez más se llena de cemento— esconde, entre sus grises montañas, asombrosos paisajes que albergan una diversidad de vidas silvestres y que dejan hechizado a cualquiera.

Estos delicados entornos de vida natural, que se ubican a pocos kilómetros de las agitadas zonas urbanas de Lima, reciben el nombre de lomas costeras, y son los más importantes pulmones de la ciudad.

Desde tiempos antiguos, las lomas han estado vinculadas a la vida de los pobladores de estos territorios, quienes aprovechaban las potencialidades de estos ecosistemas para subsistir.

Sin embargo, en la actualidad estos ecosistemas resisten a los embates de la actividad humana que están poniendo en peligro su biodiversidad y su existencia: soportando invasiones —producto del desordenado crecimiento de la población en Lima—, la tala de sus árboles, la contaminación, el sobrepastoreo, práctica de minería no metálica, entre otros. 

Tomando conciencia de estas problemáticas que las afectan, se han emprendido diversas acciones para conservar estos espacios naturales pero no han sido suficientes para garantizar su protección.

En Lima, los ecosistemas de lomas se extienden por 19 de sus 43 distritos y juntos comprenden una extensión de alrededor de 70,000 Ha. Amancaes, Paraíso, Lúcumo, Ancón, Mangomarca, Carabayllo, son algunos de ellos.

Un recorrido por las lomas puede durar de 5 a 6 horas (ruta larga) o 3 horas (ruta corta), solo por el sendero señalizado, para poder observar taras y parientes silvestres de la papa, el tomate, la papaya y el tabaco. Además, con mucha suerte y una vista muy aguda, se pueden observar zorros costeros y una infinidad de aves.

Las lomas se caracterizan por ser ecosistemas únicos, definidas por dos estaciones. Durante la estación seca, en los meses de verano de diciembre a mayo, el terreno se muestra desértico y con escasa vegetación. Mientras que durante el invierno o la época húmeda, la neblina proveniente del Océano Pacífico, convertida en fino rocío, hace posible que entre los meses de junio y noviembre, estas áreas —entre pampas, cerros de bajo porte y quebradas, que van desde el nivel del mar hasta los 1,000 msnm aproximadamente— se revistan de un verdor intenso y se adornen de una exquisita variedad de flores endémicas, donde además llegan centenares de aves migratorias y la más variada fauna nativa que en tímidos intentos se dejan ver en estos hermosos oasis del desierto.

Las pinturas rupestres y vestigios arquitectónicos que en el recorrido de las lomas costeras se pueden encontrar, dan cuenta del vínculo que desde antaño mantienen las poblaciones con estos espacios. Asimismo, diversos estudios realizados sobre estos oasis de neblina destacan la importancia de especies de flora y fauna nativas y endémicas, siendo la flor de Amancaes (Ismene Amancaes) y la Vizcacha (Lagidium viscacia) las especies de bandera en estos ecosistemas.

Soportes de vida silvestre
“Las lomas son mi segundo hogar, aprendí a querer a la naturaleza y sobre todo a respetarla y cuidarla”, dice Andrea Ledesma Sullca, orientadora local voluntaria del circuito ecoturístico Lomas de Paraíso de Villa María del Triunfo, quien domingo a domingo, junto con otros jóvenes voluntarios y pobladores de la zona, lucha por conservar estos espacios de vida natural.

“Nosotros queremos informar, además de lo paisajístico, sobre la importancia de cuidar una loma, porque, como ecosistema, brinda muchos servicios ecosistémicos”, comenta Ledesma Sullca, en referencia a las potencialidades que estos espacios ofrecen.

Las lomas, como todo ecosistema, poseen una gran importancia, primero por ser el soporte de vida silvestre y además porque contribuyen favorablemente a la vida de las personas, lo que en la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio (EEM) del 2005, de Naciones Unidas, se definió como servicios ecosistémicos y se establecieron cuatro categorías: provisión, regulación, soporte y cultural.

Las lomas son proveedoras de alimento y medicina natural ya que tiene una diversidad de arbustos, flores, pastos, frutos y bayas silvestres. Asimismo, con un adecuado sistema de captación de la humedad —como atrapa nieblas— pueden proveer de agua dulce.

Otras de las funciones significativas de las lomas es la formación de suelos. Así lo explica Ledesma Sullca: “Las especies arboleas grandes, con raíces muy arraigadas a la tierra, permiten ejercer una función de barrera ante un posible deslizamiento de rocas o una inundación Entonces, si las lomas se siguen conservando y, se reforesta con árboles que puedan formar el suelo para que esté compactado, puede ayudarnos a mitigar un fenómeno del Niño o una lluvia intensa y ahorraría tiempo para poder prevenir alguna pérdida humana. Por eso, la importancia de cuidar una loma pasa también por un tema de gestión de riesgo y seguridad ciudadana”.

En lo cultural, las lomas ofrecen la oportunidad de poder realizar investigaciones científicas sobre el ecosistema, además de poder desentrañar los misterios de la cultura antigua, gracias a los vestigios arqueológicos. Tienen, además, un alto potencial ecoturístico.

En el 2014, el Ministerio de Agricultura y Riego, a través de la Dirección General Forestal y de Fauna Silvestre, declaró a las lomas costeras como “ecosistemas frágiles” por las grandes amenazas que enfrentan y su poca capacidad de recuperación. Asimismo, en cumplimiento del marco normativo internacional, el Estado se comprometió a aplicar medidas de protección y regulación de estos espacios de vida natural, tal como lo establece la Meta de Aichi N° 11 del Plan Estratégico para la Diversidad Biológica (2011-2020) propuesto por el Convenio de Diversidad Biológica de las Naciones Unidas.

Con estas medidas se busca hacer frente a las constantes presiones que amenazan las lomas como: el cambio climático, la contaminación, el pastoreo sin control, la extracción de minerales no metálicos y la invasión de terrenos para ser usados como viviendas, siendo este uno de los principales factores que atenta contra estos ecosistemas.

Propuestas de conservación
En la actualidad, se han hecho más visibles los problemas que afectan a las lomas costeras y se ha tomado más conciencia sobre la importancia de estos espacios, por lo que se han emprendido diferentes acciones, desde la población organizada, reforestando las lomas, hasta propuestas de políticas públicas de gobiernos locales para la conservación de estos oasis del desierto.

En ese sentido, se debe destacar la labor de los grupos voluntarios que realizan trabajos de reforestación en las lomas. Se trata de jóvenes provenientes de diferentes partes de la ciudad de Lima, quienes llegan a estas zonas a realizar diferentes trabajos como: reforestación con especies nativas, señalización de senderos, limpieza de residuos sólidos, riego, ferias informativas y de sensibilización; todo esto en colaboración con los vecinos de las zonas aledañas a las lomas.

“Los jóvenes que integramos la Asociación Circuito Ecoturístico Lomas de Paraíso somos un grupo de voluntarios”, comenta Ledesma Sullca. “Nadie recibe un sueldo con esta labor en las lomas, cada uno tiene un trabajo aparte y lo que realizamos es para contribuir con el medio ambiente. Tenemos el apoyo de los dirigentes y vecinos de la zona en las acciones de conservación”.

Asimismo, desde la Municipalidad Metropolitana de Lima se viene promoviendo desde hace poco más de cinco años la propuesta de crear el Área de Conservación Regional de Lomas de Lima, que en la actualidad continúa a la espera de su aprobación.

“La propuesta con la Municipalidad de Lima es crear un área de conservación regional, para reducir los impactos negativos que el crecimiento poblacional, con la ocupación ilegal y no planificada de nuestra ciudad, ha generado en estos ecosistemas”, exhortó Patricia Ramírez Valverde, representante del Programa del Gobierno Regional de Lima Metropolitana, durante su participación en el Foro por la Preservación de las Lomas de Carabayllo, realizado el pasado 21 de abril.

“El motivo principal de declarar estas zonas de conservación es proteger la diversidad biológica, ya sea de interés regional y local, con el fin de que estos procesos ecológicos permitan que las generaciones futuras puedan disfrutar de estos espacios también”, destacó la funcionaria.

La propuesta de creación del Área de Conservación Regional (ACR), en su etapa inicial, busca dar este marco legal a cinco lomas de Lima: Ancón, Carabayllo (I y II), Amancaes y Villa María del Triunfo. A la fecha, la Municipalidad de Lima, entidad que promueve la ACR, está realizando acciones para levantar las observaciones que el Ministerio del Ambiente realizó al documento.

Si bien todas las acciones suman y se van logrando avances poco a poco, estos ecosistemas frágiles se resisten a desaparecer, tal vez a la espera de una política firme que los proteja o aguardando a que la ciudadanía tome conciencia de la importancia que estos espacios naturales tienen en nuestras propias vidas y en la vida de las futuras generaciones.

Hoy también es necesario volver a mirar estos espacios con respeto y valorar la vida que allí habita, ya que las lomas no solo favorecen al ser humano, sino que además son el hábitat de cientos de especies y al igual que nosotros tienen derecho a la vida y a un ambiente sano. —Noticias Aliadas.


Compartir

La principal amenaza a las lomas costeras es el crecimiento desordenado de la población. / Graciela Ramirez
Noticias Aliadas / Latinamerica Press
Información y análisis independientes de libre reproducción mencionando la fuente.
Contáctenos a: (511) 460 5517
Dirección: Comandante Gustavo Jiménez 480, Magdalena del Mar, Lima 17, Perú
Correo: webcoal@comunicacionesaliadas.org

Mensajería interna: https://mail.noticiasaliadas.org
Este sitio web se actualiza cada semana.